RCOstaff@rcowen.com 914-232-3903 or 800-262-0787

Brady aprende a hacer señas

por Maureen Slamer

¿Cómo ayudamos a nuestros seres más pequeños a comunicarse?

Nuestros seres más pequeños no cuentan con palabras para comunicarse. Se comunican con llantos, gruñidos, gritos y chillidos. A veces es difícil y frustrante saber exactamente lo que un niño quiere. El lenguaje de señas para bebés se está utilizando en algunas guarderías y puede ayudar con los primeros intentos del niño para comunicarse antes de aprender a hablar. Esas señas son puntos de referencia visual para los niños; y tienen significado. Cuando se combinan con palabras, las señas tienen un impacto mayor. Esto puede alentar a nuestros pequeños a comunicarse y ayudarnos como padres a entender lo que están tratando de decir. Nuestro modelado proporciona demostraciones que necesitan para poder acceder y aprender nuestro idioma. Nuestras respuestas a sus primeros intentos o aproximaciones brindan los primeros ejemplos y el apoyo que necesitan para aprender.

Brady aprende a hacer señas

“Mamá, la guardería de Brady le está enseñando a hacer señas”, dijo Sarah mientras colocaba a Brady en su silla alta. “Sé un par de ellas y parece que ayuda. Sé las señas para más y no más.”

“¿Es eso algo que debería saber?” preguntó mamá. “Si me ayuda con las comidas, aprendo.”

“Quizás. Las horas de comida son las peores.” Sarah se sentó y le dio a Brady su almuerzo. Pequeños trozos de albóndigas, rodajas de banana y floretes de brócoli cocidos cubrían su plato. “Sólo le gustan las albóndigas. Sigo tratando de darle cosas nuevas. ¡Puede ser muy frustrante!”

“¡Hacer que los niños coman puede ser complicado!” Mamá observaba como se desarrollaba la hora del almuerzo.

Brady comenzó a comer. Brady vio la banana. La cogió y se la acercó a la boca. “Oh, oh,” dijo Brady mientras se inclinaba hacia el lado de la bandeja. Sarah se abalanzó. No alcanzó

“¡Bra-a-ady!” Sarah recogió la banana del piso. “COMEMOS bananas, Brady. ¡Son deliciosas! ¡Al menos probaste el brócoli!” Brady señaló el mesón y gruñó. “Qué quieres, Brady? ¿Más?” preguntó Sarah, pellizcando sus dedos y moviendo sus manos de un lado a otro. Brady hizo el mismo movimiento. “Quieres más. ¿Más albóndigas?” Brady asintió con la cabeza.

'' Más ''

“¿Brócoli?” Brady indicó con señas no más.

“¿No más brócoli?” Brady negó con la cabeza.

'' No más ''

“Está bien, más albóndigas”. Sarah suspiró y se acercó al mesón. Puso más trozos de albóndigas en el plato y caminó hacia la silla alta. “¿Brady, puedes decir por favor?” Ella esperó. “¿Puedes decir por favor?”

“Pof,” dijo Brady.

“¡Brady, dijiste por favor!” Sarah sonrió y su madre sonrió. “¡Bueno, esto fue fácil! Me pregunto qué otras señas debería aprender.”

Share this: